miércoles, 18 de abril de 2012

Pocos pero, creciendo.


Al menos esto es lo que se desprende de los últimos estudios sobre la prevalencia de la dermatitis alérgica de contacto. Según estos estudios, el eccema de contacto constituye una enfermedad cutánea relativamente frecuente, afecta a entre un 1 y 10% de la población general y su frecuencia ha aumentado en los últimos años. 

Entre los alérgenos más comunes encontramos los metales, en particular el níquel (29,3%), seguidos de la mezcla de fragancias (6,3%)y el bálsamo del Perú (5,3%). Lo más preocupante de estos datos es que se observa un aumento progresivo y constante de la sensibilización al níquel, mezcla de fragancias, bálsamo del Perú y colofonia, lo que refleja una aumento de la dermatitis de contacto debido a perfumes y cosméticos. 

No sólo en cosméticos hay BdP.
Imagen: Akira Ohgaki
Otro dato interesante a tener en cuenta es que la prevalencia de la alergia a perfumes y BdP es similar en mujeres y hombres, lo que demuestra la ubicuidad de las fragancias no sólo en perfumes, sino en todo tipo de productos industriales como jabones, detergentes y pinturas. Aunque su presencia es más amplia ya que también se emplea como “aroma” o “aroma natural” en alimentación

Además, parece ser que la alergia al bálsamo del Perú está asociada en un 24% a pacientes con un historial de atopia. Ello podría ser debido a que muchos tratamientos tópicos utilizados en pacientes con dermatitis atópica contienen bálsamo del Perú, lo que facilitaría su sensibilización. 

Todo esto me hace pensar en que deberíamos exigir un mejor etiquetado de los productos manufacturados, no sólo de los cosméticos, ya que la situación actual nos lleva a correr riesgos innecesarios o a excluir productos por la simple sospecha, lo que nos dificulta el día a día. 

Para saber más: 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario / Deixa el teu comentari/ Post a comment /